viernes, 23 de marzo de 2007

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

De los resultados obtenidos en el presente estudio, se obtienen las siguientes conclusiones:
La época de siembra que prefieren los agricultores de lechuga del municipio de Imuris, Sonora es la de agosto, seguida por la de febrero.
La mayoría de los productores de lechuga de Imuris perciben que la calidad de su producto se incrementa al utilizar fertilizantes, porque le da más uniformidad en tamaño al producto.
La principal limitante para la producción de lechuga es el agua de riego, seguida por la comercialización y por la presencia de granizo en las lluvias de verano.
El precio de venta de la lechuga esta en función del área sembrada por el agricultor. Quien siembra mayor superficie estará dispuesto a vender a menor precio en mayor volumen.
Las recomendaciones que surgen con base en el presente estudio son las siguientes:
Los productores deben de sembrar la lechuga en febrero porque es una de las mejores épocas.
Los productores deben unirse para tener mayor producción y que puedan comercializar sus productos al mercado nacional o internacional.
Los productores tienen que adoptar o buscar alguna tecnología para mejorar su sistema de riego ya que es una de las principales problemáticas.
Los productores deben de aplicar normas de sanidad en sus campos agrícolas, para que las lechugas sean de mejor calidad y así puedan comercializarlas en mercados nacionales e internacionales.